3 ejercicios para superar la fascitis

Hay una cosa que debemos tener clara como deportistas activos: El dolor es una advertencia. Algo va mal. Hay diferentes grados de dolor, los que te permiten continuar con tu rutina y  los que no te dejan seguir adelante. Muchas veces los dolores que parecían una pequeña molestia se traducen en graves lesiones y otras veces no. No soy medico ni lo pretendo. Con este pequeño párrafo solo quiero dejar claro una cosa. Lo más importante que puede hacer un deportista es dejarse guiar por quien sabe de lo que habla, en este caso lo médicos.

En esta web suele escribir sobre salud Adrián Alonso, fisioterapeuta y diplomado en Ciencias de la Educación. Todo el mundo tiene su gurú en lo que se refiere a salud y él es el mió.

Después de esto os dejo un consejo: cuando aparece el dolor durante el entrenamiento lo mejor es frenar el ritmo un poco. Durante tiradas larga pueden sucederse los dolores pasajeros. Si aparece alguno más agudo se debe parar, se estira, se relaja la zona y se continúa. No somos superman. No parar 2 minutos durante un entreno puede suponer días de reposo obligado. ¿Para qué tanto riesgo?

Yo acabo de superar una facitis. El principal síntoma de la fascitis plantar es un dolor agudo en la planta del pie. En mi caso desde el talón hasta la zona media. La sensación era como andar sobre cristales ardiendo. Es muy molesto y en mi caso muy doloroso.

La bici y la natación son buenas amigas de los lesionados en el atletismo. Siempre hay que tenerlas presentes. Y por supuesto hielo. Los primeros dos días hay que ponerse hielo 3 veces durante 15 minutos. Pero lo más importante es visitar a un especialista. Es el quien te puede indicar que debes hacer y como. La supervisión de un medico es vital para no hacernos más daño.

Para leer más consejos pincha aquí

A mí me aconsejaron realizar estos ejercicios:

Primero: Coge una botella de plástico y la llenas de agua (3 cuartas partes) y la metes al congelador. Cuando este helada con el pie descalzo o con un calcetín hacemos rodar la botella con la planta del pie.

Segundo: Estirar. Lo puedes hacer en el extremo de un escalón, con la punta del pie baja lentamente los talones hacia abajo sin doblar las rodillas para conseguir una extensión mayor. También puedes realizar otro ejercicio con el mismo propósito: Coloca las manos contra una pared y mantén la pierna posterior recta. Luego, apoya los talones firmemente sin despegarlos. Haz lo mismo con la pierna posterior flexionada.

Tercera: Levanta los dedos del pie, principalmente el primero, estirando la planta. Puedes realizar este ejercicio usando una toalla para ayudarte a tirar de los dedos de los pies hacia arriba.

Es importante entender que realizar estos ejercicios si estamos atravesando una fascitis aguda puede empeorar la situación. Lo que debemos hacer siempre es visitar a un medico especialista.

Participa en nuestro concurso solidario de fotografía “runner” y podrás ganar unas fantásticas zapatillas!!  Infórmate aquí!!

Author: Daniel Santos

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *